Camello despistado en Ceuta
Camello despistado en Ceuta

QRÓNICA IRÓNICA. NO ENCONTRÓ LO QUE ESPERABA AL LLEGAR A CEUTA

Un turista denuncia a la Ciudad por estafa

Un turista denuncia a la Ciudad por estafa

Un nuevo varapalo jurídico para la Ciudad que, en esta ocasión, se enfrenta a la denuncia presentada por un turista que, cuando llegó a la ciudad, se llevó una enorme decepción, considerando publicidad engañosa lo que lleva años escuchando sobre Ceuta.

"¿Dónde están los camellos?, ¿y los leones?" preguntaba Ataúlfo Gutiérrez, natural de Villaignorantes de Arriba a todo el que veía por el Paseo del Revellín.

"Esto es una estafa en toda regla, llevo años escuchando que Ceuta es una ciudad chunga y medio desértica, que la gente va en camello a por el pan, que llevan turbante y hablan raro... y resulta que tienen hasta internet y hay gente rubia con ojos azules y todo. Intolerable".

En la Comisaría central, donde se dirigió a poner la denuncia, los policías intentaron explicarle que llevaba años equivocado, pero no entraba en razón. "Esto es un golpe muy fuerte para mí, he gastado lo que gané recogiendo aceitunas en venir a una ciudad en la que esperaba encontrarme por lo menos algún tuareg o algo exótico para hacerme la foto "pal" Facebook y vacilarle a las niñas del pueblo con un viaje así como de riesgo. ¿Y ahora qué? pongo fotos en el Paraíso ese que tenéis ahí abajo tumbado en una hamaca?, ¿me hago unos largos en el foso ese?, ¿me voy de tapas y pongo fotos de lo valiente que soy comiendo patatas bravas? No puedo tolerar esto, quiero denunciar".

La Ciudad tendrá que afrontar esta denuncia poniendo en marcha su maquinaria de defensa jurídica, porque el turista está dispuesto a llegar hasta el final. "La gota que colmó el vaso y me hizo ir a por todas contra este engaño de décadas fue que una chavalita me pidió que le hiciera una foto delante de una casa con dragones en el techo y me dejó su Iphone Xs en las manos. A mí, que todavía tengo un Nokia con el juego de la serpiente. Qué golpe más duro".

No ganamos pa disgustos.

*Recordamos a nuestros lectores que los artículos publicados en la sección "Qrónica irónica" son ficticios y cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.

Un turista denuncia a la Ciudad por estafa