Cajeros encogidos
Cajeros encogidos

DOLORES DE ESPALDA

La humedad provocada por las obras en Gran Vía encoge los cajeros del parking

La humedad provocada por las obras en Gran Vía encoge los cajeros del parking

Tenía que pasar y pasó. Unas obras de tal envergadura no podían pasar por la Gran Vía sin dejar huella. Tras las inundaciones ocurridas en el parking en varias ocasiones, se ha producido un fenómeno bastante curioso provocado por la intensa humedad que acosa las instalaciones. Se trata de algo que ha sorprendido mucho a los usuarios: los cajeros para abonar el ticket, HAN ENCOGIDO.

Sí, como lo leen, sólo hay que echar un vistazo a la foto que ilustra esta interesante y, como siempre, veraz y contrastada noticia, para darse cuenta de que la ranura para el pago con tarjeta (lucecita roja) está a la altura de la tibia de un ser humano de talla media. Los ciudadanos que usan regularmente este parking se quejan de dolores de espalda y piden una solución urgente.

Javier Martillo, que aparca cada mañana allí comenta que "la primera vez que quise pagar con tarjeta, estuve buscando la ranura un buen rato, hasta que me di cuenta de que estaba mucho más abajo de lo que debería. Casi tengo que sentarme en el suelo para poder poner el pin".

"Siempre hay una parte positiva", confiesa María Tapón, "yo estoy encantada porque soy mu shica y me viene de lujo".

Esperamos que los cajeros vuelvan a su tamaño normal pronto.

*Recordamos a nuestros lectores que los artículos publicados en la sección "Qrónica irónica" son ficticios y cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.

La humedad provocada por las obras en Gran Vía encoge los cajeros del parking