Extremoduro dice adiós

QUE VIVA LA MÚSICA

Extremoduro dice adiós

Extremoduro dice adiós

Tras 6 años de ausencia indefinida, los de Plasensia preparan su última gira para marcharse a lo grande.

La banda de rock Extremoduro anunció el pasado 17 de diciembre su disolución tras más de 30 años de actividad ininterrumpida.
El fundador de la misma, Roberto Iniesta, ha explicado a sus fans la necesidad de poner punto y final a una de las más exitosas trayectorias jamás vistas dentro del panorama musical patrio:


«Es imprescindible tener una compenetración muy muy especial.


Ahora, esa compenetración, tan difícil de conseguir y mantener, aunque existe, no es la misma. Por eso hemos preferido dejarlo aquí: para quedarnos siempre con el recuerdo de tantos años felices, de los últimos años.» afirma el vocalista del grupo.


La noticia fue confirmada a través del portal web oficial de la banda así como de sus redes sociales.


No obstante, antes de echar el telón de manera definitiva, los extremeños ofrecerán una gira de despedida que abarcará 8 ciudades, arrancando el 15 de mayo en Valencia y finalizando el 18 de junio en Bilbao. Tras haber agotado las entradas apenas unas horas después de ponerse a la venta, Iniesta sugirió la posibilidad de ofrecer una nueva fecha de concierto, hecho que supuso un alivio a aquellos fans que pretendieran deleitarse por última vez con los transgresores y apasionados sonidos que tanto caracterizan a Extremoduro.


Al considerar el calado y predicamento con el que ha contado el grupo a lo largo de su existencia, Iñaki «Uoho» Antón, su co-fundador explica que «con seguridad van a ser los conciertos más emocionantes de nuestra vida».


Tras la autofinanciación del que fuera su primer disco de estudio allá por principios de los 90, se produjo un ascenso meteórico de la banda que desembocó en su consolidación a través del álbum Agila (1996).


En este quedaría recogido uno de sus temas más destacados, So Payaso¸ que se posiciona en el número 31 de las 200 mejores canciones de pop y rock españolas según la revista Rolling Stones.
 

Posteriormente se sucederían los lanzamientos de Canciones prohibidas (1998) y Yo, minoría absoluta (2002), los cuales serían reconocidos con un disco de platino respectivamente al haber superado las 200000 copias vendidas en ambos casos.
No obstante, el paso de los años pasó factura a Extremoduro y tras su último trabajo
Para todos los públicos (2013), anunciaron que requerían de un pequeño descanso para reponer fuerzas.

De forma paralela Roberto Iniesta iniciaría una exitosa carrera en solitario a la par que Iñaki Antón, quien comenzaría como guitarrista en el grupo de hard rock Inconscientes: el paro creativo se convirtió en algo más que un retiro momentáneo.
Es así que, aunque el adiós sea inminente, siempre podrá disfrutarse de la magia de su música a través del gran legado que estos rebeldes plasentinos han dejado en forma de discografía. Como suele decirse, «los viejos rockeros nunca mueren».

Extremoduro dice adiós