Adiós, pero no solo a Kobe Bryant

QRÓNICA INFORMATIVA

Adiós, pero no solo a Kobe Bryant

Adiós, pero no solo a Kobe Bryant

Los hechos confirman la fatal pérdida de uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos.

El helicóptero en el que viajaban la estrella de baloncesto Kobe Bryant junto a su hija Gianna de 13 años en compañía de otras dos familias, sufrió un severo impacto contra una colina de los Ángeles, California. El resultado fue el trágico fallecimiento de todos los ocupantes del vehículo aéreo.


El día del suceso, domingo 26 de enero, la región del oeste norteamericano había amanecido cubierta de una espesa niebla que incluso impidió al cuerpo de policía local usar sus propios helicópteros para peinar la zona.


Aún con ello, el antiguo jugador de los Lakers decidió emplear el aparato para evitar el tráfico en carretera y hacer llegar lo antes posible a Gianna y sus amistades a la cita que estas tenían con el torneo de baloncesto de Thousand Oaks.


Las conversaciones entre el piloto de Bryant y la torre de control durante el trayecto de 41 minutos evidenciaban las enormes dificultades para volar en una jornada como esa.


Es el motivo por el que, alrededor de las 9:45 en la localidad de Calabasas se registró el impacto del Sikorsky S-76B, el helicóptero empleado para el viaje.


Horas más tarde, se daría a conocer la devastadora noticia, que correría como la pólvora por los medios de todo el mundo.


La viuda del ex-NBA no realizó declaraciones hasta pasados unos días a consecuencia de la conmoción provocada por el incidente.


Fue el pasado 30 de enero cuando, mediante un mensaje en la famosa red social Instagram, Vanessa Laine, la que ha sido la esposa de Bryant durante los últimos 19 años manifestó públicamente lo siguiente:


“Estamos devastadas por la repentina pérdida de mi adorado esposo Kobe, el asombroso padre de nuestras hijas, y mi hermosa y dulce Gianna”.


Junto a los Bryant, la desgracia se ha posado por igual sobre la familia Altobelli –conformada por John, Keri y la pequeña Alyssa– y los Chester –con Payton y su hija Sarah–, quienes acompañaban al baloncestista y su hija en la funesta travesía. A esta desdichada lista se suman además los nombres del piloto Ara Zobayan y de la asistente Christina Mauser.


De este modo, se apagan por error nueve vidas que contaban aún con mucho tiempo por vivir.

 

Adiós, pero no solo a Kobe Bryant