nathalia con th
nathalia con th

NATHALIA CON TH

Una visita al Dalai Lama

Una visita al Dalai Lama

Todo empezó con una invitación inesperada.

Ya tenía mi planning de la semana, estaba tranquila en mi día a día hasta que me llegó esta invitación. Era todo extraño e inquietante a la vez, una parte de mí decía que fuera y la otra... lo veía inviable. Pero entonces decidí estar en silencio, y no tomar ninguna decisión precipitada, en ese silencio empezó a llegarme la respuesta. Y sí, no fue pensándolo cómo podemos pensar la mayoría. Simplemente deje que la respuesta llegara por sí sola. Y así fue.

IMG_2818

Empecé a meditar, como una tarde cualquiera y ví una llama tan dorada y grande que llenaba mi salón... y era Él, sentí una paz inmensa, sentí ese estado en el que solo te puedes inundar porque tanta paz no cabe en este cuerpo físico, fue entonces cuando sentí su Llamada.

 

Las cosas alrededor empezaron a fluir, pudiendo coger mi avión con un poco de nerviosismo. Y a pesar de tan precipitado viaje, mis ojos se iluminaron al verle. Es difícil explicar cómo una persona humana puede iluminar con su presencia toda una sala de 15.000 personas, pero lo hizo.

 

Todo estaba teñido de rojo y dorado, los colores de la tierra y la espiritualidad, yo no entendía el idioma tibetano, pero me defendí con el inglés... aunque el traductor me impedía escuchar su voz, por lo que decidí finalmente prescindir del traductor, para poder sentir más su Presencia.

 

Nunca había sentido que tuviese que ir a ver un maestro, por eso nunca lo busqué. Pero debo decir que este encuentro tenía que darse, aunque no sepa muy bien el porqué. Lo que sí sé es que está iluminado, porque estar iluminado es un estado, nada más. La diferencia es que algunos solo lo estamos a veces, y él está así como un estado natural. Pero sí, se lo ha trabajado bastante.

 

El Dalai Lama fue exiliado de su país natal en el Tíbet por la invasión China de este territorio en 1950, y ahora reside en Dharamsala, al norte de la India. Al ser el portavoz del Budismo Tibetano, tuvo que propagar su enseñanza por el Mundo, aunque eso fue decisión suya. Creo que es un ejemplo a seguir, porque a pesar de ser perseguido por China sigue haciendo su Labor en este mundo, sin miedo y con mucha Claridad, una Claridad que no es de este mundo, además de Simpatía, ya que hizo varios bromas durante la charla!

 

Por eso, Gracias Dalai Lama por tanta sabiduría y porque sé que el estado de Paz en el que vuelvo en tren a Casa no es casualidad... si no más bien, un Regalo.

 

Como dijiste aquel día, “yo tengo un cuerpo pero no soy un cuerpo, yo tengo una mente pero no soy mi mente. Recordemos que aquello de lo que estamos envueltos, no nos pertenece. Nosotros damos forma a ese cuerpo y a esa mente, desde nuestra Alma. Y esta alma es la que debemos nutrir e iluminar cada día moldeando así nuestro cuerpo y mente a la vez.

Una visita al Dalai Lama