Cristian León Comino junto a su perro Braco
Cristian León Comino junto a su perro Braco

GENTE QR

Únete al movimiento #ceutasinplastico

Únete al movimiento #ceutasinplastico

La guerra contra el plastico de Cristian León Comino

 

¿En qué consiste tu/vuestra guerra contra el plástico?
Recogemos de las playas todo los residuos que van al contenedor amarillo: latas, briks y principalmente el que más abunda, el plástico. Ahora estamos haciendo esto principalmente por la zona de San Amaro, porque es donde hemos encontrado los mayores focos de residuos. Mi idea a largo plazo es abarcar todas las playas de Ceuta y también los montes.

¿Por qué decides empezar con esto?
Llevo muchos años viendo cómo las playas y montes cercanos al lugar donde vivo están repletas de basura y nadie hace nada. Hace dos años mandé unas fotos de las playas de San Amaro a un medio local y sacaron un artículo, pero no tuvo mayor trascendencia.

Llega un momento en el que te das cuenta de que, si no lo haces tú, nadie lo va a hacer. No podemos estar siempre quejándonos de lo que otros no hacen y culpar a las personas que manchan nuestra bonita ciudad.

Es ahí cuando decido coger unos guantes, un paquete de bolsas de basura y junto a mi inseparable amigo Braco, nos vamos a la playa. Mientras él disfruta yo me pongo manos a la obra para intentar dejar unas playas algo más decentes, dónde los dos podamos disfrutar.

Mi sorpresa fue el primer día que recogí en tan solo 30 minutos 6 bolsas hasta arriba de plásticos. Creo que eso fue lo que me hizo darme cuenta de la gravedad de este asunto y de que no sólo iba a ir un día, sino que tenía que seguir con esto.

¿Quiénes sois y qué tiempo dedicáis a la semana a esta labor?
Empecé sólo y lo compartí en Instagram con el fin de concienciar a la gente y enseñarles que no es un problema ajeno o lejano, sino un problema que tenemos debajo de nuestras casas. Cada semana, más gente interesada por este asunto me escribe y se van sumando con nosotros los domingos.

Incluso vienen padres y madres con sus hijos y los propios niños son los primeros que disfrutan siendo parte de este movimiento- Para mí no hay mayor orgullo, ya que ellos son nuestro futuro.
Para el poco tiempo que estamos en la playa, no superamos 1 hora, la cantidad de residuos que recogemos es importante. Unas 15 bolsas cada domingo habiendo ya superado en el tiempo que llevamos más de 100 bolsas de residuos.

¿Pertenecéis a alguna asociación?
No pertenecemos a ninguna asociación, a día de hoy somos personas que libremente luchamos contra este problema, porque la responsabilidad nos mueve a hacerlo. Yo me encargo de comprar el material, tanto mío como de la gente que se va uniendo: guantes, bolsas de basura... también he comprado pinzas telescópicas para facilitar las labores y evitar que nuestras espaldas sufran.

¿Cuál es el fin principal de todo este esfuerzo?

Pues tenemos un doble objetivo, uno a corto y otro a largo plazo:

A corto plazo recogemos estos residuos con el fin de que sean reciclados y así evitar que acaben en el mar, con el consiguiente impacto medioambiental.

Y a largo plazo, nuestro objetivo es concienciar a la gente de que tenemos que mejorar nuestros hábitos, tanto en el hogar como cuando vamos a una playa, o a un monte. Tenemos que ser un ejemplo ya no solo en nuestra ciudad, sino para el mundo en un problema global en el que todos somos responsables y todos sufrimos las consecuencias. Nos ha pasado que hemos limpiado una playa y a la semana siguiente hemos tenido que volver a limpiar la misma playa recogiendo la segunda vez 7 bolsas. Por eso recalco que lo más importante no es lo que limpiamos, sino que la gente se conciencie y no vuelvan a tirar nada fuera de los contenedores adecuados.

¿Qué haceis después con lo recogido?

Reunimos las bolsas, las subimos en nuestros coches y las llevamos a la planta de reciclaje ECOCEUTA, donde siempre nos reciben y nos ayudan a descargar los residuos.

¿Quieres mandar algun mensaje a la gente de nuestra ciudad?
Sí, por supuesto. Si algo tenemos los caballas es que somos unos enamorados de nuestra ciudad. Somos un ejemplo de multiculturalidad, de convivencia, de gastronomía y de muchas cosas más. Por ello, deberíamos empezar a ser un ejemplo en hábitos de reciclaje y de conservación de nuestro medio ambiente. Somos muy afortunados por todo lo que tenemos en una ciudad tan pequeña y debemos cuidarla mucho mejor de lo que lo hacemos.

Somos un movimiento positivo. No hemos venido a señalar a nadie ni a culpar a otras personas, estamos aquí para sumar, para concienciar a la gente de este problema. Para que aquellos que lo hacen mal empiecen a hacerlo bien y para los que lo hacen bien lo hagan mejor. Por supuesto contamos con todas las personas que se quieran sumar a este movimiento.

Hemos creado el hashtag #ceutasinplastico, que pueden buscar tanto en Google como en Instagram, para que puedan entender mejor en qué consiste lo que hacemos.

También nos gustaría pedir a los que lean esta entrevista que si ven zonas en Ceuta con muchos residuos usen ese hashtag para hacerlo visible. Nosotros, en cuanto, podamos iremos a dejar la zona lo mejor posible.

Pasamos muchas horas a la semana delante de la tele, del móvil y del ordenador. Esta acción por una Ceuta sin plástico solo requiere 1 hora los domingos y la satisfacción que nos traemos a casa merece la pena, por una Ceuta y un planeta un poco mejor.
 

Únete al movimiento #ceutasinplastico