José Bentolila:

GENTE QR

José Bentolila: "Para nosotros, ser judío es un orgullo y un modo de vida"

José Bentolila: "Para nosotros, ser judío es un orgullo y un modo de vida"
Ceuta es una encrucijada de continentes, mares y tradiciones. Una de las cuatro culturas que conviven en ella es la hebrea, con orígenes en el territorio tan antiguos como la propia fundación de la ciudad. José Bentolila, presidente de la Comunidad Israelita de Ceuta, lleva involucrado en las actividades del colectivo desde su infancia y conoce las necesidades y retos que afronta cada día.

Tras algunos años de transición, ha retomado la dirección en un momento muy complicado. ¿Cómo ha afectado el Covid-19 a la comunidad?

En estos últimos meses se ha notado un cambio importante, sobre todo porque se paralizaron todas las actividades por el estado de emergecia. Decidimos que la comunidad tenía que seguir ofreciendo sus servicios a todos sus miembros, por tanto, nos hemos adecuado muy rápidamente al mundo digital. Adaptamos los servicios religiosos, culturales, infantiles, juveniles e incluso los servicios sociales. Ha sido un gran cambio pero la gente lo ha aceptado muy bien y nuestro empeño era que se notara lo menos posible este periodo de Covid-19.

 

La comunidad ceutí pertenece a la Federación de Comunidades Judías de España, ¿han seguido directivas comunes?

La Federación ha tenido un nuevo comité durante el confinamiento y te puedo decir que se han hecho muchos esfuerzos para realizar proyectos para todas las comunidades españolas. Los programas abarcan tanto temas culturales, como de judaísmo, de deporte, yoga, fitness y el público lo ha aceptado muy bien. Se ha hecho un gran trabajo. No hemos perdido de vista los colectivos más vulnerables, como son las personas mayores, los niños y los enfermos para los que se han realizado también programas online, cosa que hubiera sido más difícil de conseguir sin la circunstancia del Covid-19. Además, la comunidad ha estado cerca para poder ayudar en todo lo que haga falta. Incluso se ha puesto asistencia para aquellas personas que lo necesitaran. La gente está contenta con el servicio que se ha prestado y se han sentido mucho más acompañados. El Covid-19 ha traído además soledad e inactividad que hemos tratado de paliar con programas locales y nacionales. Tanto rabinos como profesores y asistentes sociales han estado en contacto permanente con la comunidad prestando su ayuda.

 

¿Qué cambios ha vivido la comunidad judía desde que está en la directiva?

En los últimos dos lustros hemos notado que ha habido una reducción de la presencia de jóvenes en la comunidad. Es la tendencia general también en la ciudad. Los chicos salen a estudiar fuera y, una vez que terminan sus estudios, muchos deciden quedarse fuera porque la oferta laboral en Ceuta es limitada. Ahora bien, esta circunstancia no impide que la comunidad lleve a cabo todos sus proyectos y esté pendiente de todos sus miembros. Es verdad que hay que adaptar los proyectos a la realidad del público para que la gente se implique en ellos. Por ejemplo, vemos que las señoras han tomado un protagonismo importante en los últimos años, aumentando su presencia en un sinfín de actos que organizan, tales como cursos de idiomas, charlas sobre temas de actualidad u orientación familiar. Estos encuentros le dan mucha vida a la comunidad y hace que la oferta para sus miembros esté diversificada. Además diariamente la comunidad atiende los servicios religiosos, de enseñanza, las actividades de niños y juveniles y se presta ayuda a las familias que lo necesitan. Tenemos también un cementerio donde damos el último que servicio que se le puede prestar a una persona. Está mantenido por la comunidad y contamos con la colaboración de Ciudad Autónoma de Ceuta y de las Brigadas Verdes para servicios de mantenimiento, que son vitales.

 

La sinagoga es el centro de la comunidad, ¿qué actividades se desarrollan allí?

Es el punto de encuentro que tenemos en la ciudad. Ahí es donde tenemos los rezos, las actividades juveniles y las conferencias con miembros e invitados de fuera. También tenemos clases de hebreo como idioma y cursos de tradición judía para adultos y jóvenes. Se organizan actividades lúdicas y culturales, charlas, salidas al exterior, nos adherimos a campamentos y seminarios en España o Europa… Hay una variedad importante de proyectos. También se preparan charlas para toda la ciudadanía fuera de la sinagoga y organizamos conciertos de piano y violín con piezas de compositores judíos. Se trata de hacer cosas atractivas para contar con asistencia. Con cada generación hay que ir probando cosas nuevas y abriendo nuevos horizontes, ya que la Comunidad va teniendo nuevas necesidades. Intentamos orientar las actividades contando con la opinión de los miembros. Nos gusta preguntarles y saber qué les gusta más, para que sean acciones que les atraigan. Ahora estamos metidos en un programa para personas de más de 60 años a nivel nacional que va a resultar muy atractivo.

¿Qué puede hacer un ceutí de cualquier confesión que quiera conocer el judaísmo?

Cualquier persona que tenga interés puede venir a conocernos. Quien quiera se puede acercar a la sinagoga y le atenderemos con mucho gusto. Le daremos todas las explicaciones que desee sobre los temas que le interesen dentro del judaísmo, porque hay un sinfín de cosas y detalles para hablar, como el descanso sabático (Shabbat), la comida kosher o el por qué comemos pan ázimo en la fiesta de Pesaj. Además, a mucha gente le encanta realizar un tour por la sinagoga, donde también organizamos charlas para grupos de turismo nacional e internacional. Hemos atendido a numerosos grupos de colegios de Ceuta, que se han interesado porque los niños conozcan la sinagoga y el origen de la comunidad, las costumbres, las tradiciones más relevantes y las fiestas, como el Yom Kipur, Pesaj o Succot.

 

¿Cuánto conoce Ceuta sobre el colectivo israelita?

Creo que en Ceuta casi todo el mundo conoce las generalidades del judaísmo. Nosotros respondemos con mucha frecuencia a preguntas de ciudadanos interesados en saber detalles y realizamos acciones interculturales para hacer públicas nuestras tradiciones. En diciembre, por ejemplo, ya se ha convertido en un clásico en la ciudad el encendido de las velas en Janucá, acto en el que se explica el significado de la tradición. A estos eventos invitamos a personas de todas las confesiones y colectivos y a representantes de las instituciones, como Ciudad Autónoma, Delegación de Gobierno, cuerpos de seguridad, sanitarios, profesorado, etc. para dar una buena difusión de nuestras costumbres y poner en valor que la convivencia es cosa de todos. Ese es uno de los grandes retos que tenemos para el futuro, luchar entre todos para que la convivencia sea el estandarte de esta ciudad. Poder realizar nuestras costumbres y tradiciones sin reparos mientras que no molesten a los demás.

 

¿Qué retos hay para el fututo?

Tenemos muchos pero, en los tiempos actuales, lo primero es preservar la salud. Afortunadamente no hemos conocido ningún caso en la comunidad y, aunque en Ceuta, gracias a Dios el Covid 19 no ha sido muy virulento, sabemos que hay gente que lo ha pasado muy mal y familias que han tenido que llorar la pérdida de familiares. Desde aquí querría, como comunidad, mandar nuestro más sincero saludo y abrazo a los familiares de los fallecidos y a los enfermos de toda España para que se recuperen muy pronto. En cuanto a la comunidad, el reto es que podamos transmitir a nuestros hijos y nietos nuestras tradiciones, nuestras fiestas y nuestras costumbres para que ellos a su vez también sean el hilo transmisor de estos eventos. Para ello es importante que tengamos una comunidad que esté bien organizada y estructurada. Ese es el trabajo de la comunidad hoy en día. Hacer que funcionen bien los servicios y actividades para que la gente se encuentre a gusto dentro de su comunidad. Cuidar a nuestras personas mayores es también un trabajo importante, para lo cual la comunidad presta sus servicios a sus miembros. Desde aquí lanzar también un mensaje de agradecimiento a las instituciones y empresas que colaboran con nosotros como la Ciudad Autónoma de Ceuta, Delegación de Gobierno, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y profesionales que ofrecen sus servicios a la Comunidad Israelita de Ceuta de forma altruista.

 

Para terminar, ¿qué significa ser judío?

Para nosotros es un orgullo y un modo de vida. Ser judío es tener unas metas en la vida que han sido transmitidas de generación en generación y se demuestra en el hacer diario y en la creencia de un Dios único y verdadero que le da sentido a la existencia.

 

 

 

 

José Bentolila: "Para nosotros, ser judío es un orgullo y un modo de vida"