Jaime Fossati:

GENTE QR

Jaime Fossati: "Siento un orgullo profundo por mis compañeros y mi gremio"

Jaime Fossati: "Siento un orgullo profundo por mis compañeros y mi gremio"

Firma y fotos: Ester Pérez Quiroga.

El apellido Fossati es casi sinónimo de médico. Así que cuando Jaime, con 16 años, le dijo a su padre y a su abuelo que no quería estudiar Medicina, la reacción no se hizo esperar. Sin embargo, él reconoce que ya entonces le “gustaba la sangre” y tras especializarse en cirugía odontológica abrió su propia clínica dental en el centro de la ciudad.

Abuelo médico, padre cirujano, hijo odontólogo. La tradición familiar se ha quedado en el sector sanitario.

Mi abuelo consideraba que en la vida solo había tres profesiones: arquitecto, abogado o médico. Yo le dije que no quería ser médico, porque no quería estar estudiando 11 años y quería ser mi propio jefe. Imagínate cómo le sentó. Fue mi padre el que me sugirió que estudiara Odontología. Al acabar hice un posgrado en cirugía, un máster en cirugía y una pequeña residencia en implantología. Luego me fui a Cuba unos meses y estuve estudiando allí en la escuela de cirugía maxilofacial. En Madrid estuve un año de residente en la clínica Ruber y siguiendo los estudios de implantología y cirugía bucal, que es lo que me gusta, mientras compatibilizaba el trabajo con Ceuta. De eso han pasado 15 años y aquí sigo.

¿Qué ha cambiado con esta pandemia?

Hace días lancé un anuncio en las redes sociales en el que concienciaba de que lo más importante en la vida, y más después de lo que ha pasado, es la salud y la familia. Yo de la familia no puedo aconsejar nada, pero de la salud sí. No voy a decir que dejes de tomar una cerveza para que vayas al podólogo, al fisioterapeuta o al odontólogo, pero debemos estar concienciados de lo que ha pasado y que

efectivamente lo más importante es una buena dieta, hacer ejercicio e invertir en salud. Menos inversión en casas, en coches y joyas y más en nuestro cuerpo. Lo más importante es tu cuerpo. Hace poco me dijo un amigo fiscal que nosotros tenemos la posibilidad de cambiar de coche cada tres o cuatro años pero imagínate que mañana te dicen “cuida este coche, porque es el último que vas a tener”. ¿Cómo lo tratarías? Bien ¿no? Pues ese coche es tu cuerpo. Así que cuídalo. Solamente tienes una vida y hay gente que desgraciadamente ya no la tiene.

¿Cómo se afronta la siguiente fase?

Tenemos que arrimar todos el hombro, colaborar unos con otros. Vamos a hacer caso de los que dicen las autoridades sanitarias, estemos o no estemos de acuerdo. Paso a paso, esto es una desescalada. Tenemos que recuperar la confianza de unos con otros. Veo en el ambiente que hay personas que han perdido la confianza en otras por el hecho de que les pueda pasar algo y es una cosa con la que vamos a tener que convivir. No sabemos nada de cómo va a evolucionar la situación. Yo soy realista. Cuando pierdes la confianza de una persona, tienes que volver a ganártela. Tenemos que volver poco a poco a restablecer las relaciones sociales. Partido a partido.

¿Qué novedades se preparan para la vuelta a la normalidad?

Tenemos la intención es ampliar un par de gabinetes dentales más, no sabemos si aquí o en otro sitio. También vamos a contar seguramente el año que viene un área de formación clínica para estudios, para traer gente de fuera y para que los

mismos colegiados de Ceuta puedan aprovecharse de unas aulas de formación dental que se impartirán en esta clínica o en otra. La intención es ampliar conocimientos y veo que en ese sentido Ceuta es una ciudad descuidada o, por lo menos, se nos descuida. Me gustaría también que la Ciudad participara en estos estudios porque es una cosa interesante y que jamás se ha hecho aquí, sobre todo en el ámbito de medicina, odontología y salud. Más ahora que, con lo que ha pasado, es un tema candente y en el que deberían colaborar el gobierno, los colegiados y todos los ámbitos de medicina, odontología y salud de la ciudad.

En un momento en el que muchas empresas tienen que hacer recortes, la clínica tiene proyectos ambiciosos. ¿Hay más objetivos? Yo no tengo techo. Aunque hay etapas en la vida en las que eres joven y te quieres comer el mundo, luego te estancas y cuando menos te los esperas haces así (chasquea los dedos) y hay que ir otra vez para arriba. Hace dos o tres años que otra vez nos hemos relanzado porque buscamos algo nuevo. Hemos introducido la digitalización, toma de impresiones con escáner, panorámicos en 3D, implantología monofásica, que llevamos ya 3 o 4 años un grupo de la Península aquí desarrollando y cada vez vamos a más y ya lo estamos lanzando a nivel mundial. Somos un grupo de gente que estamos haciendo cosas de interés científico y es una pena que aquí en Ceuta no se haga hincapié en estas cosas porque se podría. Mi capacidad de mejora va a más cada día. Parece que con los años y tengo más capacidad. Ahora mismo tengo más ilusión que un niño chico.

El concepto de dentista todavía arrastra prejuicios e inspira temor. ¿Qué debemos cambiar?

Mi propia hija, que está harta de entrar aquí, no quiere. La figura del dentista sigue siendo el malo del cuento. Hay que inculcar a los niños desde pequeños unos hábitos saludables, no hay otra forma. Y las revisiones periódicas. El dentista no solamente está para cuando tienes dolor. Hay que instaurar esto en la población. Es muy triste que solamente el 6 por ciento de la población acuda de forma habitual al dentista para hacerse una revisión y el resto solo cuando hay una sintomatología. Habría que instaurar campañas de prevención en los colegios, en las casas, en grupos de población, en familias… y que se haga una visita al dentista. Al niño lo ves en dos minutos y te lo has ganado. Lo vuelves hacer en dos meses y ya le haces una radiografía. Luego en una semana y te vas haciendo su amigo, para que no te vea como un ogro que solamente lo ves cuando tienes un dolor.

¿Las revisiones y la prevención son una asignatura pendiente?

Es verdad que solo acudimos a los médicos cuando tenemos un molestia, por eso los identificamos con dolor. De ahí vienen muchas de las dolencias que tenemos y también la culpabilidad que le echamos a los médicos cuando padecemos un problema y los acusamos de ser responsables de que algo ha salido mal. No debería ser así. Tenemos que concienciarnos de que hay que ir de forma habitual al médico, sea la especialidad que sea. Una simple revisión se va a agradecer mucho. Lo que más inquieta al paciente es el dinero, pero uno no se gastaría tanto en el dentista si previamente pusiera remedio.

¿Qué buscan los pacientes de la clínica dental Fossati?

Presto los mejores servicios y no escatimo a la hora de invertir en los avances tecnológicos para darle la mejor calidad y servicio a mis pacientes. Yo ofrezco alternativas a los implantes convencionales con el implante compresivo. Soy de los pocos que hace este tipo de cirugía, poca gente lo ha desarrollado. Funcionamos con todo lo que ofrece la odontología digital: impresoras 3D para digitalizar y poder mostrar los modelos y realizar las prótesis inmediatas en unos minutos, el láser dental para sensibilización y para cirugía, los escaneados para no tener que meter las manos que antes era tan desagradables… Creo y espero que los demás compañeros hacen lo mismo, para que sigamos demostrando que Ceuta en salud no es la última mierda del mundo.

¿Ceuta está a la cola en materia sanitaria? Hemos visto a muchos pacientes decir que preferían ir a la Península, a Algeciras, a Marbella o a Málaga a hacerse una nariz, unos implantes, a operarse la vista o simplemente al dentista. Cada vez se ve menos. Llevamos cierto tiempo en el que el colegio de dentistas de España sigue pensando que Ceuta es de las ciudades donde más se invierte en odontología, donde tenemos una alta capacitación y tecnología para ofrecer a los pacientes. Yo estoy muy orgulloso de mis compañeros. Aparte de que nos llevamos muy bien entre nosotros, tengo confianza en ellos y en saber que cada uno somos buenos en nuestro trabajo. Antes era un jungla y nadie confiaba en nadie pero ya llevamos años concienciados de que somos una nueva escuela y siento un orgullo profundo por mis compañeros y mi gremio. Hay un nivelazo de odontólogos en Ceuta impresionante.

Jaime Fossati: "Siento un orgullo profundo por mis compañeros y mi gremio"