Fernando Rodríguez:

THE CORNER SHOP ADVENTURE STORE

Fernando Rodríguez: "Ni puedo, ni quiero competir con las tiendas online. Yo apuesto por un trato real y cercano"

Fernando Rodríguez: "Ni puedo, ni quiero competir con las tiendas online. Yo apuesto por un trato real y cercano"

Firma y fotos: Ester Pérez Quiroga.

El running o, como lo conocíamos unos años, salir a correr, es la actividad más practicada de Ceuta desde principios de mes. Muchos han empezado a conocer un nuevo mundo de zapatillas, ropa técnica y accesorios que los han llevado a acercarse a tiendas especializadas como The Corner Shop. Su propietario, Fernando Rodríguez, aporta su perspectiva sobre el presente y el futuro del sector comercial ceutí en la era del Covid-19.

Tras 10 años de experiencia en cadena textil, empezaste tu propio negocio con una franquicia. ¿Cómo surgió The Corner Shop?

Empecé con una franquicia de Benetton en 2012, vendiendo pijamas, casual y ropa interior pero, como me encantan los gadgets, al poco tiempo convertí una pequeña esquina en un stand de navajas, accesorios, GoPro… y de ahí viene el nombre. Cuando cambié de local le dediqué una pared a The Corner Shop (“La tienda de la esquina”) y pronto la facturación de esta sección superó a la de Benetton. Así que lo tuve claro y ahora estamos especializados en running, deporte de aventura y montaña. Además, da la casualidad de que tanto este local de la calle Real como la nueva tienda que vamos a abrir están en una esquina. No los busco pero salen así.

 

El nuevo local, ¿será también de running? La nueva apuesta es una tienda especializada en surf, skate y náutica con exclusividad de algunas marcas, como

Quicksilver, Rip Curl o Helly Hansen. Está frente al colegio San Agustín y será para un perfil de edad más joven. Tendremos principalmente textil pero también tablas de skate y, por encargo, tablas de surf. La tienda de la calle Real se quedará más técnica todavía,  con running,  montaña y una nueva línea nueva de gafas de natación y neoprenos. Empecé con una esquina mientras vendía ropa interior y pijamas y ahora tengo tres tiendas dedicadas al deporte.

 

Tienes un nombre de referencia en el sector deportivo ceutí. ¿Cómo se mantiene uno en la vanguardia?

Empecé trayendo marcas que entonces no eran conocidas en Ceuta, como Under Armour o Hooka. Nosotros fuimos los primeros en venderlo en Ceuta. Yo iba a la feria en busca de marcas emergentes y las traía. Cuando la competencia empezaba a trabajarlas también, buscaba otras nuevas. Ahora tengo una base estable de marcas importantes pero sigo buscando cosas nuevas que incorporar. Mi lucha es que yo traigo las cosas y después me copian, pero eso esta bien. Significa que voy por delante siempre.

La digitalización ha sido un medio de supervivencia para muchas empresas. ¿Cómo lleváis la presencia en redes?

En redes sociales tenemos muchos seguidores y vendemos también mucho por ahí. Con esta situación es donde más hemos avanzado en ese sentido. En el momento en que la ley permitió salir a hacer deporte tuvimos un incremento en contactos y peticiones, que después se pueden convertir en ventas. Yo no puedo

competir con las tiendas online. Lo intenté pero he optado por un trato más cercano. Cambié el botón de Facebook de “enviar mensaje” por “enviar whatsapp” y, parece una tontería, pero cambia muchísimo. El contacto es más rápido.  Con un email parece que tienes que esperar mucho pero el whatsapp ya ven que lo he leído y tengo que contestar pronto para dar atención directa. No tenemos tienda online como tal, sino que ven el catálogo, nos preguntan y damos respuesta inmediata.

 

Desde que se permitió salir a hacer deporte ¿han aumentado mucho los corredores?

Ahora hay muchos clientes nuevos porque la gente se ha lanzado a correr. Después de dos meses que no has podido hacer nada en casa, aunque no hicieras deporte, pues sales a andar o correr. Yo digo que estamos en la fase 1 de desconfinamiento pero también en la fase 1 de venta. Ahora mismo el corredor esta saliendo a correr con cualquier cosa.

 

Cuando pasen 15 días o un mes se da cuenta de que lo que tiene no es producto de calidad, que le está empezando a hacer rozaduras, que está incómodo, que le duele la rodilla… y empezará a renovar el material. Entonces ya tiene una seguridad de que va a seguir corriendo, porque si haces algo durante 21 días el 22 ya no te cuesta tanto. Ahí donde yo espero tener un repunte en ventas. Espero que los primeros en volver a la normalidad más estable seamos las tiendas de deporte. Estoy un poco tranquilo, dentro de la gravedad de todo esto, porque si la gente se empieza a activar, vendrá a consumir.

 

Después de dos meses sin poder facturar, ¿qué retos nos esperan para reactivar la economía? Otro comerciante me ha comentado hoy que la alegría es venta. Si la gente va con miedo o tiene intranquilidad económica o social, no hay venta. Para esto, la Ciudad tiene que empezar a trabajar hacia la nueva normalidad. Si todo va bien, el 29 de junio entramos en fase

3. No habrá restricciones pero ya viviremos con las premisas que hemos cogido con el tiempo que llevamos, como usar el gel, la distancia social, etc. Yo pienso que la Ciudad tiene que trabajar en los tres campos que dan esa felicidad: lo social, lúdico y deportivo. Los comerciantes estamos haciendo nuestra

parte, abriendo y asegurando que cuando entres en una tienda te la encuentres limpia, desinfectada, con geles hidroalcohólicos, guantes, mascarilla. Eso genera seguridad. Si tú estás seguro tomando un café porque ves que limpian la mesa y que te atienden con las precauciones correctas, por qué vas a dejar de tomar café. Para mí la clave ahora es la activación social de la ciudad.

¿A qué se refiere exactamente la activación social?

Yo creo que es un error tremendo suspender cualquier actividad deportiva o social, como la feria. Lo que hay que hacer es adaptarlo a la nueva normalidad. Si en un concierto en las murallas antes cabían 4000 personas y ahora, para que haya ese distanciamiento social, caben 1500 y sentadas, pues hazlo así. Si en las fiestas no se pueden poner los cacharros, pues duplica el espacio de las casetas, adapta el sentido en las calles, adapta todo para que se pueda hacer. Con el respeto a todo lo que ha pasado y a los fallecidos, tenemos que empezar a trabajar ahora para ver cómo lo puedo solucionar dentro de dos meses. Si quiero hacer un concierto en julio, ahora voy a trabajar para adaptarlo, no para cancelarlo. Cancelar es lo fácil y así la gente sale con miedo en lugar de respeto a la situación. Esto es clave para que el motor de la ciudad vuelva a funcionar. La ciudad de Ceuta se basa en el comercio. El comercio pueden ser las ruedas pero el motor es la Ciudad en sí y necesitamos ese empuje. No es trabajar para cancelar sino para reabrir todo con las condiciones adaptadas, porque hay mucha gente que depende de cada actividad que se realiza.

 

¿Y qué papel tienen los ceutíes en esta nueva realidad?

La ciudadanía debe ser comprensiva y entender que si ya no caben 5000 personas, pues no caben. La gente no debe ir masificada a un evento sino controlada para tener la sensación de bienestar, que ahora mismo va de la mano con la seguridad. Cuando se puedan coger los barcos, va a salir toda la gente que pueda y tenemos que trabajar para mantener un público y una acción comercial estable. Si lo poco que tenemos lo cancelamos y no hay oferta lúdica, no va a venir nadie. Con la activación económica la Ciudad ha hecho buenas campañas de ayuda al empresario local, pero ahora hay que empezar a trabajar con el después. Lo que viene no empieza en septiembre y octubre, sino cuando tengamos normalidad.

 

¿Cómo abre The Corner Shop de cara al futuro?

Yo estoy intentando tirar para adelante todos los proyectos que estaban establecidos, a pesar de la pérdida de facturación de estos meses. La venta al por menor la incrementamos con la nueva tienda de náutica y skate. Hemos abierto una nueva línea de negocio con la personalización de nuestros productos, como escudos para clubs de Ceuta. Proporcionamos la misma textura y calidad que un equipo de fútbol y, como no hay que mandarlo fuera, reducimos los tiempos de espera. También apostamos mucho por los deportistas locales con descuentos, regalos puntuales o equipaciones. Antes de esta situación estaba hablado un proyecto importante para ayudar a la Ciudad. Es una parte social en la que creemos que hay que invertir.

Fernando Rodríguez: "Ni puedo, ni quiero competir con las tiendas online. Yo apuesto por un trato real y cercano"