Carmen González (Teacher Carmen):

GENTE QR

Carmen González (Teacher Carmen): "Nuestro método es elegir lo mejor de cada una de las mil y una formas que hay de enseñar, lo que te sirve a ti y le va a servir a tus alumnos"

Carmen González (Teacher Carmen): "Nuestro método es elegir lo mejor de cada una de las mil y una formas que hay de enseñar, lo que te sirve a ti y le va a servir a tus alumnos"

Firma: Ester Pérez Quiroga

Desde pequeña todos sus juegos consistían en dar clase a sus muñecos o a su hermana, así que no es una sorpresa que la academia Teacher Carmen sea su sueño hecho realidad. Carmen González, diplomada en Magisterio, afirma que el inglés le ha dado todas sus experiencias vitales y desde hace 8 años enseña el idioma a niños y adultos “a su manera, no a la que está estipulada o la que dicen que es mejor”.

¿Cuál es esa manera?

Hay mil métodos de enseñanza. Yo no creo que haya un método. El método es coger de cada uno lo que te sirve a ti y lo que le sirve a tus alumnos. Cuando das clase en un colegio tienes que ceñir al currículum aprobado por ley. Cuando estoy en la academia puedo enseñar lo que quiera. Podemos ir modificando sobre la marcha. Si este año veo que en una clase no ha funcionado algo, para el año que viene lo cambio. Tengo una libertad brutal y entonces enseñas de otra manera, mucho más relajada y siempre pensando en lo mejor para tus alumnos. En el cole también, pero aquí nuestra libertad es total para enseñar como queramos y lo que queramos.

En el colegio se aprende inglés desde los tres años pero no todos acaban hablando el idioma, ¿qué factores diferencian una academia?

Yo doy clase a veces en el colegio pero no las doy como aquí, porque la predisposición del alumnado no es la misma. El comportamiento de 15 alumnos aquí no es

el mismo que el de los 25 o 30 del colegio. Aquí venimos a aprender inglés, tenemos una rutina y la hora es toda para enseñar. Los libros del colegio no siempre son los mejores. Tenemos que acomodarnos al que hay y cumplir los plazos, hayan entendido la materia 10 o 30. El material también. Aquí lo que yo considero que necesito para enseñar algo, voy y lo compro. En un colegio hay que estar pendiente del presupuesto que tengan. Si la pizarra digital no funciona, hay que esperar. Si los altavoces no se escuchan al fondo de la clase, no pueden trabajar el audio. Además, la disposición de las mesas es fundamental. Esta forma de U que tenemos aquí es no la única pero es la mejor porque para aprender un idioma hay que hablar y, si lo que estás viendo es la nuca de tu compañero, no puedes hablar. Controlar a los niños en U es más fácil que controlar al que está en la última fila. Aquí todos están en primera fila.

¿En qué lo notan más los alumnos?

En la comunicación sobre todo. La habilidad comunicativa se nota muchísimo, tanto el “listening” como el “speaking”. Al ser menos alumnos les da más tiempo a participar. También les da menos vergüenza porque aquí la mayoría se conocen desde pequeños. Empezaron con 4 años y ya son adolescentes. Somos una pequeña gran familia. Todos los años hay caras nuevas pero son los menos. La mayoría me acompaña desde que abrimos en 2012 y tenemos mucha confianza. Los niños están muy contentos y yo creo que aprenden porque cuando vienes contento y vienes a un sitio que conoces, donde sabes lo que vas a hacer, la predisposición para aprender es diferente.

FOTOS TEACHER CARMEN-3

Ahora cada grupo tiene su clase online disponible desde las 12 de la mañana, ¿esto era parte de vuestro programa antes?

Las clases online son algo totalmente nuevo. El jueves 12 de marzo ya se rumoreaba que no iba a haber clases el lunes así que el viernes nos juntamos las tres profesoras para ver cómo hacer las clases por ordenador. Yo quería que fuera algo casi como si estuviéramos en clase y lo más fácil para los padres, sin descargarse demasiadas cosas ni claves. Se me ocurrió hacerlo como un tutorial de Youtube, de manera que se viese lo que yo estoy hacienda en la pantalla y 

que se escuchase mi voz. Como todos los libros del curso están en una plataforma digital, vamos haciendo los ejercicios en el ordenador como en clase. Imagino sus caras cuando estoy grabando y les hablo como si estuvieran aquí. Les cuento las mismas historias. Sin embargo, no vemos a los alumnos y eso es primordial, porque al explicar algo en clase ves en las caras si lo están entendiendo o no.

¿Cómo conseguís que los alumnos sigan trabajando desde casa?

La motivación en la enseñanza es fundamental y en la clase dábamos puntos, uno al que trabaja más ese día, otro para el que ayuda a un compañero… Ahora para motivarlos a través de los vídeos decidí resetear los puntos. Con la aplicación a la que se han unido todos, decidí que el confinamiento iba a marcar un antes y un después. Por cada tarea que nos mandan, damos cuatro puntos de “lockdown”. Así puedo comprobar que los niños están siguiendo las clases. ¡Eso fue la revolución! Recibimos mensajes a cada momento, los 7 días de la semana. Con eso hemos motivado a los niños. Semanalmente mandamos un reto también. De manualidades, de cocina, recrear una escena de Frozen… lo que sea. Yo lo grabo con mi hija, porque no voy a pedir a los padres nada que yo no sea capaz de hacer con ella, que tiene 4 años. Por participar se llevan 6 puntos y si lo ganan 10. La mayoría de los niños están superanimados con esto. Yo les he dicho que el que tenga más puntos va a ganar un premio pero realmente todos han trabajado, así que todos ganarán su premio del “lockdown”. Así estamos, reinventándonos. Nada de lo que hacíamos antes va a ser igual.

Tenéis clases para niños y adultos, ¿quiénes se adaptan mejor a este cambio de sistema?

Mi actividad ahora depende de que los padres me acompañen. Necesito que el padre le encienda el ordenador al niño y le ponga el vídeo. Los mayores son capaces de hacerlo solos pero yo tengo niños desde 4 años. Si los padres son pueden o no quieren, se quitan y eso va sumando una baja y otra. Los que siguen, casi todos están trabajando. Algunos me mandan fotos y se han montado un Teacher Carmen en su casa, con el calendario para cambiar el día como aquí. No hay manera de agradecer todo eso. Tenemos más clases de niños que de adultos porque los niños son más constantes. Los adultos, en el momento en el que los deberes lo agobian o no puede pagar la cuota, se van y eso para un negocio es malo. Sin embargo, ahora con la pandemia, nuestro alumnado más constante son los adultos, donde las bajas son menos del 10 por ciento. Las clases de adultos nos han salvado de esta situación y les he dado las gracias por seguir trabajando y contando con nosotros. De niños tenemos muchas más bajas, y no por el importe de la cuota en la mayoría de los casos, ya que es muy asequible. Las familias a las que sí les ha supuesto un problema me han llamado y no han tenido problema para seguir. Creo que era nuestro deber, porque nosotros tenemos un compromiso sobre todo con los niños.

FOTOS TEACHER CARMEN-1

¿Cómo se presenta el curso en septiembre?

En la fase 2 nos permiten abrir con un tercio del alumnado pero ahora mismo organizativamente es imposible hacer dos o tres turnos por cada clase y no puedo elegir qué alumnos sí y cuáles no, porque todos pagan la cuota. Además, no creo que sea todavía totalmente seguro meter a varios niños en una clase. No creo que estemos tan avanzados en la desescalada como para eso. Para el curso que viene tenemos que hacer muchos cambios, como todo el material que compartían, porque antes los niños no tenían que traer ni lápiz a clase. Tendremos que dejar unos minutos entre clase y clase para desinfectar las mesas, etc. para empezar seguros porque la seguridad y la salud van antes que nada. Nos tendremos que adaptar. Vamos a empezar septiembre en negativo. En mayo ya no cubrimos gastos ni renunciando a mi sueldo. Parece que los autónomos podemos vivir sin sueldo, que una vez pagamos las cosas del negocio ya no tenemos hipoteca, alquiler o hijos que alimentar. Volveremos en septiembre, sí. ¿El curso lo aguantaremos? Si no hay otro brote en otoño y las bajas siguen el mismo ritmo... Ahora mismo no lo sé.

¿Se podrán matricular nuevos alumnos?

Para las matrículas para el curso que viene hemos preparado con Qreativos un formulario online que es una pasada. Es la primera vez que lo vamos a hacer. Normalmente abríamos el plazo de matrícula en abril primero a nuestros niños, porque considero que la lealtad hay que premiarla. En mayo abríamos las plazas contadas que quedaban libres porque alguien no pudiera renovar y la clase de 4 años, que es nueva cada curso. Este año, como la pandemia empezó dos semanas antes de que abriésemos el plazo de matrícula nos quedamos esperando a ver cómo evolucionaba. Al ver que las cosas no mejoraban, preparamos este formulario. Vamos a esperar a junio porque no sabemos cuántos alumnos podremos tener en septiembre, así que voy a priorizar las plazas de quienes han acabado el curso hasta junio con nosotros. A lo mejor luego el gobierno me deja tener los 15 alumnos por clase que tenía, que no son tantos, pero no lo sabemos. Hasta que no nos dé instrucciones, no podemos matricular a nadie más.

Cada vez se empieza a aprender inglés desde más jóvenes, ¿cómo influye eso en nuestra capacitación para dominarlo?

Los niños cuanto más jóvenes son más aprenden, porque el cerebro tiene más elasticidad, pero también depende de la capacidad de cada uno. Aprender inglés es una habilidad, como el fútbol. Todo el mundo es capaz de darle patadas a un balón en el campo, pero no todo el mundo llega a ser Ronaldo. El inglés igual. Todo el mundo es capaz de aprender sí, pero no todo el mundo lo va a dominar. Habrá niños a los que se le dé mejor y a otros peor, pero todo el mundo es capaz. Empezar jóvenes ayuda porque enseñamos inglés olvidándonos del español. Eso es muy difícil cuanto mayor es el niño. Tendemos a basar nuestro aprendizaje en el idioma materno, pero para hablar de manera fluida en un idioma extranjero hay que pensar sólo en ese idioma. Cuanto más pequeño es el niño, mas fácil. Yo no le digo que “rojo” es “red”. Le enseño algo y le digo el nombre en inglés. El niño puede no saber que “perro” es “dog”, pero sí sabe que “dog” es perro. Yo quiero que cuando el niño lea entienda lo que ha leído, no que traduzca palabra por palabra. Nosotros en español tampoco hacemos eso, nos quedamos con el sentido general. Pero obviamente para escribir y leer correctamente necesitamos gramática y es mejor aprenderlo separado del español.

Carmen González (Teacher Carmen): "Nuestro método es elegir lo mejor de cada una de las mil y una formas que hay de enseñar, lo que te sirve a ti y le va a servir a tus alumnos"