Foto: www.lauralouisebeauty.co.uk
Foto: www.lauralouisebeauty.co.uk

ESTILO DE VIDA QR

La electrónica al servicio de la belleza

La electrónica al servicio de la belleza

En un mundo donde estar guapo parece fundamental, los métodos para desarrollar productos de belleza se multiplican. Las investigaciones de prestigiosos laboratorios a cerca de plantas, minerales, vitaminas… y un largo etcétera de sustancias, se ha convertido ya en algo indispensable. Se desarrollan cremas de alto rendimiento que intentan imitar los efectos que tendrían las operaciones estéticas, aunque sin obtener grandes resultados.

No es una novedad que todas las grandes casas de cosmética quieran encontrar el vellocino de oro de la industria, un producto que consiga grandes efectos y que por su exquisitez pueda salir al mercado a un alto precio. Lejos de hallar uno en concreto cada laboratorio ha decidido fijarse en uno concreto y resaltar sus virtudes convirtiéndolo en identidad de su marca. La baba de caracol, la trufa e incluso el diamante se han convertido en la punta de iceberg de muchas multinacionales dedicadas a la cosmética. Otra de las claves del comercio del siglo veintiuno está en parecer mejor que los oponentes, por eso el dinero invertido por las empresas en publicidad juega un papel definitivo a la hora de que nos decantemos por tal o cual serúm o hidratante, más allá de su eficacia real.

Ahora lo más innovador para una rutina de belleza en casa viene de la mano de Foreo. Esta empresa ha centrado sus esfuerzos en crear principalmente dispositivos de limpieza y mascarillas inteligentes, como ellos mismos las llaman. Sus maquinitas tienen precios altos que rondan los 200 euros, como el tratamiento de mascarilla inteligente llamado UFO, uno de sus grandes best sellers, que podemos comprar por 279 euros. Se trata de un cacharro de pequeño tamaño que ayuda mediante vibraciones, luces de amplio espectro y efectos de frio-calor a que las mascarillas sean más efectivas sobre la piel, por supuesto ni que decir tiene que estas hay que comprarlas a parte.

Por un precio algo más reducido tenemos el LUNA 2 que cumple las funciones de cepillo facial y masajeador anti-edad. Sus usuarias dicen que la piel se queda impoluta, que los puntos negros y  la grasa desaparecen. Este dispositivo puede adquirirse también en formato viaje por un precio mucho menor.

Otro de sus superventas, aplaudidos por las revistas de belleza de nuestro país, es el LUNA mini 2, que se centra en la limpieza y el masaje tipo spa por un precio algo más módico, 139 euros.

En su gama alta de productos encontramos el LUNA LUXE que se vende por 6000 euros en la página oficial. En su precio influye sin duda la base de oro sobre la que se sostiene este aparato. Creado para capricho de millonarios sin nada mejor que hacer que gastar su dinero, no estamos muy convencidos de que sus resultados sobre la piel no sean exactamente los mismos que presentan los modelos que se venden por 200 euros. Sus funciones tal y como las describe la propia marca son la limpieza y el masaje anti-edad, igual que en el LUNA 2, así que juzgad vosotros mismos.

Sin duda Foreo es ahora mismo una de las marcas estrella en trabajar con la alta tecnología en el campo de la belleza, transportándola a miles de hogares en todo el mundo. La gran ventaja de lo que nos ofrece esta marca es que no es necesario trasladarse a ningún centro de belleza para experimentar los cambios de la alta tecnología en nuestra piel. Nos proporciona una experiencia más íntima, más ligada al día a día, nos posibilita la creación de unos nuevos parámetros de belleza que no se limiten únicamente a la eficacia del producto en nuestra piel, sino que lo ayudan a través de activadores expresamente creados para este fin, he aquí donde radica la gran novedad de sus propuestas. Foreo nos transporta al mundo del futuro, que estamos seguros nos irá alcanzando a todos poco a poco, donde la luz pulsada y las vibraciones se coronan como los grandes protagonistas de la mayoría de los tocadores y cuartos de aseo.

 

La electrónica al servicio de la belleza