Un lazo rojo es el símbolo de la lucha contra el Sida
Un lazo rojo es el símbolo de la lucha contra el Sida

ERRADICACIÓN DEL VIH

¿Qué hay de verdad en la curación del SIDA por células madres?

¿Qué hay de verdad en la curación del SIDA por células madres?

Un centro español, pionero en la búsqueda de terapias que ayuden a curar la infección por VIH. Este centro ha trabajado con células madres trasplantadas a portadores enfermos, obteniendo unos resultados muy prometedores.

 

La prestigiosa revista  Annals os Internal Medicine del Colegio de Médicos Estadounidenses publicaba recientemente un trabajo realizado en el Instituto de Investigación del Sida, IrsiCaixa. Este centro ubicado en la ciudad de Barcelona es un centro de referencia internacional en investigaciones para la erradicación del VIH, manteniendo actualmente cinco líneas principales que va desde la evaluación de nuevas terapias farmacológicas hasta el desarrollo de una vacuna efectiva.

El estudio publicado explicaba que un grupo de  seis pacientes, a los cuales se les sometió a un trasplante de células madres, presentaron, cinco de ellos, en análisis posteriores un reservorio apenas detectable del virus. El reservorio del que hablamos, es el conjunto de células ya infectadas por el virus y que no son detectadas y no pueden ser curadas. En los análisis realizados, la sorpresa fue mayor pues uno de los pacientes de estudio, no mostraba anticuerpos frente al virus,  moléculas que siempre aparecen en los enfermos.

Sin embargo, aunque es un gran avance en la lucha frente al VIH/SIDA pues abre el camino a múltiples vías y estrategias terapéuticas, se deben utilizar las palabras adecuadas a la hora de comunicarlo. La curación no se ha hecho efectiva, sino que no se ha detectado el reservorio vírico. La única forma de poder comprobar la desaparición completa del agente viral es mediante la supresión de los tratamientos antirretrovirales a estos pacientes, hecho que podría llevarse a cabo durante el próximo año 2019 en el marco de un nuevo ensayo clínico.

Hasta el momento, a nivel global, solo hay reconocido un paciente: Timothy Brown, quien fue sometido en el año 2008 a un trasplante de células madres para tratar la leucemia que padecía. Desde ese momento, no presenta restos de virus en sangre. Una de las causas tras esto, es el hecho de que el donante de Timothy presenta una mutación que hace que sus células sean inmunes a la acción de virus.

El trasplante realizado a los seis pacientes del nuevo estudio, carecía de esta mutación, la CCR5 Delta 32, que ayudó a Brown, pues la intención es buscar otras alternativas no dependientes de esta variante génica. Esta mutación causada por la delección de un fragmento génico se encuentra muy presente en las poblaciones del norte de Europa y aunque afecta a la función de los linfocitos T (los cuales son diana para el VIH) presenta un efecto protector frente a la virus responsable de la viruela o el VIH.

En Ceuta, desde que se tienen registros (1987) hasta el año 2016 se han registrado 187 casos. La distribución por sexos es muy dispar, siendo el 83% de los afectados hombres y el 17% mujeres. A lo largo de estos años, la tendencia en el número de nuevo casos ha disminuido. Las buenas políticas educativas y sanitarias en materia de prevención y la mayor concienciación por parte de la población de qué es la enfermedad, han ayudado a reducir el número de contagios.

Sin embargo, el estigma social aún permanece y toca también conocer que un paciente con VIH,  bajo el adecuado tratamiento constituye un riesgo menor para aquellos que le rodean.

 

¿Qué hay de verdad en la curación del SIDA por células madres?