La Listeria no es una marca de alarmas: nueva alerta

DOCUMENTOS QR

La Listeria no es una marca de alarmas: nueva alerta

La Listeria no es una marca de alarmas: nueva alerta
Salta una nueva alarma alimentaria sobre un nuevo alimento contaminado con listeria, en este caso unas salchichas alemanas. Pero, ¿qué peligros tiene la listeria y por qué está siendo una de las protagonistas de este 2019?

Las autoridades sanitarias competentes de nuestro país daban ayer orden de retirar varios productos cárnicos procedentes de Alemania por tener relación con un brote de listeria. Estos productos pertenecen a la marca “Wilke”, y como medida de precaución se da el aviso y recomienda a todo aquel que pudiera tener estos productos en casa que se abstengan de consumirlo.

Para saber si lo que tenemos en casa podría pertenecer a algún lote afectado debemos fijarnos en el sello oval pues la alarma indica que son aquellos con sello oval DE EV 203 EG los que deben ser eliminados y no consumidos.

¿Pero qué es la temida listeria?

Listeria monocytogenes es una bacteria que se encuentra de forma natural en animales salvajes y domésticos, en las aguas y los suelos. Esta bacteria es la responsable de muchos abortos espontáneos en animales domésticos y de ganadería.

Los alimentos que consumimos pueden llegar a contaminarse consecuencia del contacto con aguas, leche o productos cárnicos portadores de la bacteria. Cuando ingerimos alimentos contaminados se produce una infección grave que recibe el nombre de listeriosis. Se calcula que cada año más de 1600 personas resultan infectadas y de ellas 260 llegan a perder la vida.

Los principales grupos de riesgo son las embarazadas, los recién nacidos, las personas de edad avanzada y aquellos con el sistema inmunitario debilitado.

La listeriosis puede cursar con una gran variedad de síntomas que van desde la fiebre y las diarreas, que pueden complicar su diagnóstico, hasta la fatiga y los dolores musculares. Los síntomas de la infección por listeria pueden aparecer hasta 70 días después del consumo de alimentos contaminados.

La mejor forma de combatirla es mediante la prevención. Por ello, se recomienda comprar productos que sigan las normativas alimentarias, evitar los quesos frescos y blancos si la leche no ha sido previamente pasteurizada. También se pide evitar en las personas pertenecientes a estos grupos de riesgo evitar tomar germinados crudos, embutidos o alimentos ahumados.


 

La Listeria no es una marca de alarmas: nueva alerta