ELEFANTES, INMUNES AL CÁNCER
ELEFANTES, INMUNES AL CÁNCER

DOCUMENTOS QR

Elefantes, inmunes al cáncer

Elefantes, inmunes al cáncer

Iniciábamos la semana con la celebración del "Día mundial contra el cáncer", una enfermedad contra la que la humanidad lucha buscando curas y mejoras en todo lo que no rodea, también en los animales.

Un elefante en cautividad puede llegar a alcanzar los 70 años de edad, casi los mismos que la especie humana. Sumado a esto debemos tener en cuenta que su número de células es casi el doble de las que podemos tener cualquiera de nosotros; y sin embargo, estos animales padecen cáncer en una proporción ínfima comparado con los datos en las poblaciones humanas.

Muchos estudios afirman que solo uno de cada veinte elefantes padece esta enfermedad, mientras que la prevalencia en humanos es de uno cada cinco. Estudios que provocaron que la comunidad científica centrara su atención en el genoma y la fisiología de estos majestuosos mamíferos.

A la hora de comenzar la investigación, se partió de la idea errónea de que los elefantes portaban, al igual que nosotros, una sola copia del gen p53. Este gen,  uno de los principales supresores tumorales, permite recocer  daños irreparables en el material genético que podrían desencadenar una línea celular tumoral. Ante esta situación, se desencadena una cascada de mensajes que conllevan la muerte celular de las células tumorales.

 En un estudio publicado en la revista “Cell Reports” por investigadores de la Universidad de Chicago, se concluye que los elefantes portan 20 copias del gen p53. Pero no queda ahí, junto a esto detectaron un pseudogen llamado “factor inhibidor de la leucemia 6” que ha evolucionado en este grupo de mamíferos para llegar a ser un gen funcional. Cuando actúan en conjunto con p53, reaccionan ante el ADN dañado matando a la célula.

El mecanismo de acción es atacar a la mitocondria, centro energético de la célula. De esta forma la célula, incapaz de crear energía muere.

Este método de eliminar las células cancerosas puede ser la razón tras el gran tamaño de estos animales, que capaces de sortear esta enfermedad, pudieron permitirse un mayor desarrollo.

Elefantes, inmunes al cáncer