Es nuestra alfombra roja... ¡y de nadie más!

QRÓNICA DE CINE

Es nuestra alfombra roja... ¡y de nadie más!

Es nuestra alfombra roja... ¡y de nadie más!

El Festival de los Goya escogió el Palacio de Deportes de Málaga para acoger a decenas de profesionales del séptimo arte.

Tras el éxito cosechado por el tándem Buenafuente-Abril en la pasada edición de los Goya, la gala de cine más famosa de nuestro país volvió a contar con el famoso matrimonio de cómicos para insuflar aire fresco al festival.


Una apuesta segura a todas luces teniendo en cuenta que su descacharrante forma de humor ya hizo las delicias tanto de los asistentes al evento como de los propios televidentes, quienes disfrutaron desde sus casas con el humor ácido y original de la pareja el pasado 2019. Los monólogos e intervenciones del dúo se entretejieron con actuaciones varias y números musicales de artistas actuales de gran renombre como la del rapero Rayden, Amaia Romero –quien rindió un sentido homenaje a la gran ausente de la noche, la legendaria actriz Pepa Flores– y otros tantos que han dotado a los Goya de un nuevo tipo de espectacularidad.


El auditorio Martín Carpena de Málaga se convirtió así este pasado 25 de enero en todo un encuentro del mejor talento de la escena audiovisual patria. Las numerosas estrellas que desfilaron por la ciudad andaluza esperaban con sumo entusiasmo escuchar sus nombres entre los ganadores de algunas de las categorías en las que concurrían como nominados.


De aquella mágica velada, la obra que logró despuntar por encima de cualquier genio personal fue sin lugar a duda Dolor y Gloria (2019), producción nacional en la que se había depositado un gran mimo y esfuerzo y que, no en vano, se hizo con 7 «cabezones» durante la noche.


El metraje dirigido por Pedro Almodóvar se lleva así a casa el galardón a la mejor película, dirección, banda sonora, guion original y montaje.


Su plantilla de actores ha sido igualmente premiado, obteniendo Antonio Banderas el Goya por su interpretación protagónica y Julieta Serrano a mejor actriz de reparto.
 

A este gran éxito se suma la excelsa actuación de Belén Cuesta en el drama histórico La trinchera infinita (2019), producción que ha recibido el premio a mejor actriz para la susodicha y mejor sonido.


Mención aparte merece el caso de Benedicta Sánchez, quien con 84 años, esta entrañable artista se ha hecho con los corazones del público y de la academia mediante su papel en Lo que arde (2019), film independiente de Oscar Laxe.


Ser reconocida con un Goya a mejor actriz revelación expone de manera contundente una realidad palpable pero a veces olvidada: el talento puede esconderse en cualquier parte.

Es nuestra alfombra roja... ¡y de nadie más!